Blog

Fallo en el caso climático contra Shell

La sentencia del Tribunal de Distrito de La Haya en el caso de Milieudefensie contra Royal Dutch Shell PLC (en adelante: 'RDS') es un hito en los litigios climáticos. Para los Países Bajos, este es el siguiente paso después de la confirmación pionera de la sentencia Urgenda por parte de la Corte Suprema, donde se ordenó al estado reducir sus emisiones de acuerdo con los objetivos del Acuerdo de París. Por primera vez, también una empresa como RDS está ahora obligada a tomar medidas para contrarrestar el peligroso cambio climático. Este artículo esbozará los principales elementos e implicaciones de esta sentencia.

Admisibilidad

En primer lugar, la admisibilidad de la reclamación es importante. Antes de que un tribunal pueda entrar en el fondo de una demanda civil, la demanda debe ser admisible. El tribunal dictaminó que solo son admisibles las acciones colectivas que sirvan a los intereses de las generaciones actuales y futuras de ciudadanos holandeses. Estas acciones, contrarias a las acciones que sirven a los intereses de la población mundial, tenían un interés suficientemente similar. Esto se debe a que las consecuencias que los ciudadanos holandeses experimentarán por el cambio climático difieren en menor medida que las de la población mundial en su conjunto. ActionAid no representa suficientemente los intereses específicos de la población holandesa con su objetivo global ampliamente formulado. Por tanto, su reclamación fue declarada inadmisible. Los demandantes individuales también fueron declarados inadmisibles en sus reclamos, por no haber mostrado suficiente interés individual para ser admisibles además del reclamo colectivo.

Circunstancias del caso

Ahora que algunas de las reclamaciones presentadas han sido declaradas admisibles, el tribunal pudo evaluarlas de manera sustantiva. Para admitir la alegación de Milieudefensie de que RDS está obligado a lograr una reducción neta de emisiones del 45%, el Tribunal tuvo que determinar en primer lugar que tal obligación recae en RDS. Esto tuvo que evaluarse sobre la base del estándar de cuidado no escrito del art. 6: 162 DCC, en el que todas las circunstancias del caso juegan un papel. Las circunstancias que tuvo en cuenta la Corte fueron las siguientes. RDS establece la política de grupo para todo el grupo Shell que posteriormente es llevada a cabo por el resto de empresas del grupo. El grupo Shell, junto con sus proveedores y clientes, es responsable de considerables emisiones de CO2, que son más altas que las emisiones de varios estados, incluidos los Países Bajos. Estas emisiones conducen al cambio climático, cuyas consecuencias son sentidas por los residentes holandeses (por ejemplo, en su salud, pero también como un riesgo físico debido, entre otras cosas, al aumento del nivel del mar).

Derechos humanos

Las consecuencias del cambio climático que experimentan los ciudadanos holandeses, entre otros, afectan sus derechos humanos, en particular el derecho a la vida y el derecho a una vida familiar tranquila. Aunque los derechos humanos en principio se aplican entre los ciudadanos y el gobierno y, por lo tanto, no existe una obligación directa para las empresas, las empresas deben respetar estos derechos. Esto también se aplica si los estados no protegen contra las violaciones. Los derechos humanos que las empresas deben respetar también se incluyen en ley suave instrumentos como el Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, respaldado por RDS, y las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales. Las ideas predominantes de estos instrumentos contribuyen a la interpretación del estándar de cuidado no escrito sobre la base del cual se puede asumir una obligación por RDS, según el tribunal.

Obligación

La obligación de las empresas de respetar los derechos humanos depende de la gravedad del impacto de sus actividades en los derechos humanos. El tribunal asumió esto en el caso de RDS sobre la base de los hechos descritos anteriormente. Además, antes de que se pueda asumir tal obligación, también es importante que una empresa tenga suficientes posibilidades e influencia para prevenir la violación. El tribunal asumió que este es el caso porque las empresas tienen influencia dentro de todo el cadena de valor: tanto dentro de la propia empresa / grupo a través de la formación de políticas como en clientes y proveedores a través de la provisión de productos y servicios. Debido a que la influencia es mayor dentro de la propia empresa, RDS está sujeto a la obligación de lograr resultados. RDS debe hacer un esfuerzo en nombre de proveedores y clientes.

El tribunal evaluó el alcance de esta obligación de la siguiente manera. Según el Acuerdo de París y los informes del IPCC, la norma aceptada para el calentamiento global se limita a un máximo de 1.5 grados centígrados. La reducción reclamada del 45%, con 2019 como 0, según el tribunal, está suficientemente en línea con las vías de reducción propuestas por el IPCC. Por tanto, esto podría adoptarse como una obligación de reducción. El tribunal solo puede imponer tal obligación si RDS incumple o amenaza con incumplir esta obligación. El tribunal indicó que este último es el caso, ya que la política de grupo no es lo suficientemente concreta para excluir tal amenaza de incumplimiento.

Decisión y defensas

Por lo tanto, el tribunal ordenó a RDS y a las demás empresas del grupo Shell limitar o hacer que se limitara el volumen anual combinado de todas las emisiones de CO2 a la atmósfera (Alcance 1, 2 y 3) asociadas con las actividades comerciales del grupo Shell y la energía vendida. teniendo productos de tal manera que a finales del año 2030 este volumen se habrá reducido en al menos un 45% neto en comparación con el nivel del año 2019. Las defensas de RDS son de peso insuficiente para evitar este orden. Por ejemplo, el tribunal consideró el argumento de la sustitución perfecta, que implica que otra persona se hará cargo de las actividades del grupo Shell si se impone una obligación de reducción, insuficientemente probado. Además, el hecho de que RDS no sea el único responsable del cambio climático no exime a RDS del pesado deber de esfuerzo y responsabilidad que asume el tribunal para limitar el calentamiento global.

Efectos

Esto también deja claro cuáles son las consecuencias de esta sentencia para otras empresas. Si son responsables de una cantidad significativa de emisiones (por ejemplo, otras empresas de petróleo y gas), también pueden ser llevados a los tribunales y condenados si la empresa no hace esfuerzos suficientes a través de su política para limitar estas emisiones. Este riesgo de responsabilidad exige una política de reducción de emisiones más estricta en todo el cadena de valor, es decir, para la empresa y el propio grupo, así como para sus clientes y proveedores. Para esta póliza, se puede aplicar una reducción similar a la obligación de reducción hacia RDS.

El fallo histórico en el caso climático de Milieudefensie contra RDS tiene consecuencias de gran alcance, no solo para Shell Group sino también para otras empresas que hacen una contribución significativa al cambio climático. Sin embargo, estas consecuencias pueden estar justificadas por la urgente necesidad de prevenir un cambio climático peligroso. ¿Tiene alguna duda sobre esta sentencia y sus posibles consecuencias para su empresa? Entonces por favor contacte Law & More. Nuestros abogados están especializados en derecho de responsabilidad civil y estarán encantados de ayudarte.

Compartir